Saber diferenciarse en el mercado es el camino: 4 consejos para lograrlo

Saber diferenciarse en el mercado es el camino: 4 consejos para lograrlo

Últimamente las empresas y negocios online y offline están experimentando un verdadero desafío: saber diferenciarse para conseguir destacar ante la inmensa competencia que hay en el mercado. Notamos que, si algo funciona bien para un modelo de negocio, luego todos corren y hacen lo que sea para que aquello que funcionó en otros, les haga llegar al éxito a ellos.

Y tal parece que muchos hemos olvidado que en estos tiempos la clave para conseguir la fidelización (casi eterna) de los potenciales clientes y clientes es logrando destacar. Saber diferenciarse es el camino y aquí otorgamos 4 consejos para lograrlo.

La idea de saber diferenciarse es una filosofía de toda la vida, si nos ubicamos un par de décadas atrás, vemos cómo algunas marcas se esforzaban por generar un mensaje que impactara la opinión pública y, así, generar ruido en el mercado ¿Cuál crees era la intención de esto? Lograr que, por fin, la audiencia volteara su mirada hacia las acciones de la empresa.

Marcas como, por ejemplo, Apple cuando empezó hacer mercadotecnia, por allá en la década de los 90, es una buena forma de ejemplificar que la diferenciación siempre ha sido el camino para destacar. Y así como ésta, muchas otras más.

4 Grandiosos consejos para saber diferenciarse en el mercado

Lograr diferenciarse de la competencia en este mercado tan volátil, no es solo una acción que se debe a la mercadotecnia, también puede afectar la rentabilidad de la empresa en menor o mayor plazo. Esto es así porque con buenas técnicas de diferenciación, podría ser menos costoso adquirir clientes, por lo tanto, gozar de un buen ROI.

Una vez entendido esto, vamos al lío:

 

1. Trabaja de forma estratégica tu posicionamiento

Si hay algo que debemos agradecer a la vieja escuela es la forma en cómo las empresas deben posicionarse en el mercado (sea offline o digital).

El posicionamiento de tu marca debe responder al qué, es decir para qué o por qué tú estás en el mercado. Tu producto, servicio y, en general, la marca, debe saber la razón por la que está en el mercado.

Estás ahí para algún fin (además de vender y ser exitoso) tu producto debe responder a algunas preguntas por ejemplo:

  • ¿Por qué estés ahí?
  • ¿Para quién estás ahí?
  • ¿Cómo estás ahí? Es decir, cómo lograste penetrar el mercado

La marca Apple, que ya había mencionado más arriba, sin duda está en el mercado porque quería optimizar un producto que ya estaba rodando. Su posicionamiento obedecía a una pregunta, y es el por qué.

Sin duda, su posicionamiento se basó en esta pregunta, porque recordemos que ya tenía una competencia firme en el mercado que había definido el tipo de público objetivo que consumiría ese producto.

Ejemplos como este hay muchos, pero lo importante es que comprendas el sentido de las preguntas. Y con base a tu respuesta empieces a trabajar tu posicionamiento.

El posicionamiento de una marca obedece a muchas acciones, inteligentes además. Pero debes tener la certeza que como cualquier otra estrategia, hay que tener unas bases que te sostengan y que sean las razones por las que estás en el mercado.

En pocas palabras, así como tu estrategia necesita unos objetivos, debes tener claro, para tu posicionamiento, el camino que lo guiará hacia la plantación de bandera, y una de las formas de lograr es respondiendo a las preguntas anteriores.

mercadeo-seo-marketing-imagine-colombia

 

2. Comprende cómo brindar una mejor experiencia al consumidor

La experiencia al consumidor es un punto del que muchos hemos hablado, seguro ya habrás leído que es un punto clave para conseguir la fidelización y que también es parte de los elementos que te ayudan a diferenciarte en el mercado.

El problema es que muchos se confunden y creen que la experiencia de su cliente debe ser igual al de la competencias ¡grave error!

Si estamos hablando de la diferenciación, uno de los aspectos que debes mejorar y pulir es la forma en cómo tu negocio impresiona al mercado ¿Tu competencia lo logró? Bien por ellos, pero tú debes hacer algo distinto, que mejore la experiencia del cliente, pero de forma diferente. No corras a copiar.

Desde hace mucho tiempo hemos creído que la experiencia al cliente es una sola, y resulta que no. Puede que seas otro restaurante corriente de la zona, pero ¿Qué pasaría si la forma en cómo sirves la comida es distinto? o ¿Si los platos que usas en tu restaurante son irreverentes?

Puedes ser una idea de negocio corriente, pero la forma en cómo te percibe el mercado es la clave para saber diferenciarse.

 

3. Una marca sostenida por personas para las personas

La experiencia del cliente viene de la mano con este otro consejo para diferenciarse en el mercado, y seguramente ya es un tema que debes dominar. Actualmente, mucho se ha hablado sobre humanizar las marcas.

Por mucho tiempo, la vieja escuela nos sugirió crear necesidades para que nuestro producto o servicio pueda tener salida y penetrara el mercado. Pero ahora la cuestión es distinta, de hecho el consumidor es distinto, y a ellos nos debemos.

Entonces, ¿Qué quiero decir con el enunciado?

Ciertamente, una marca va dirigida a miles de personas, pero aun así, debe hacer un esfuerzo para que parezca que esa marca va dirigida a una sola persona. Haz que tu marca o negocio sea personal e íntima.

¿Te has sentido identificado con una marca del mercado? Quizás una marca de jeans, de zapatos, etc. O un restaurante en el que te sientes como en casa.

Si has experimentado esa sensación en la sientes que aquella marca entendió tus necesidades y te dio la solución, puedes tener alguna idea de lo quiero transmitir. Puede que unas 5.000 personas más tengan la misma inquietud que tu, pero aun así, percibiste que ese negocio entendió lo que querías y te lo dio.

Pasa mucho, por ejemplo, con la mencionada marca Apple, incluso, los que aman la marca Nike también.

Y lo que tienen en común, es que a pesar de que su mensaje va dirigido a millones de personas, cada una de ella puede conectar con su mensaje de forma individual. Cada uno de los clientes de Nike o Apple tienen necesidades diferentes y desde sus perspectivas, estas fueron atendidas.

 

4. Genera acciones que cultiven tu relación con el cliente

Empiezo con un ejemplo:

Hace aproximadamente 3 años, Uber se asoció con la cadena de hoteles Hilton, para que sus clientes pudieran realizar dos cosas:

  1. El huésped que está alojado en un Hilton, recordará reservar el servicio de transporte.
  2. Para que el cliente de Uber, supiera en qué zonas cerca de los hoteles Hilton puede pasar tiempo de ocio.

 

Sin duda, la combinación entre ambos servicio es perfecta ¿Quién no ha llamado a la recepción de un hotel para conseguir un transporte que lo lleve al aeropuerto? y ¿Quién, desde su móvil camino al aeropuerto, no hace una investigación previa sobre “qué hacer en…”?

Esta alianza les permite a ambos negocios cultivar la relación con sus clientes y es el mejor ejemplo que puede explicar cómo hacerlo.

Cuando trates de crear estrategias como estas para extender la relación entre marca y cliente, no seas demasiado obvio con tu intención de vender un producto al final del camino.

La idea que quiere transmitir este enunciado, es que de verdad puedas crear soluciones que le resuelvan la vida a tu cliente, que se las haga más divertida y además de forma diferente.

Saber diferenciarse en el mercado es un tema muy extendido, pero además depende de cada negocio, pues como la misma palabra lo dice, hay que ser diferente. Sin embargo, estos 4 consejos pueden ayudarte para aclarar el panorama y empieces a encontrar y unir elementos que te ayuden a conseguirlo.

Un último consejo

Recuerda que la diferenciación no depende de grandes acciones como las de las marcas mencionadas en este artículo. Cosas pequeñas como la atención óptima de tus clientes puede hacer la diferencia.

Encuentra tu forma de hacer feliz a tus clientes y verás que sí puedes hacer la diferencia.

Emanuel Olivier Peralta
Founder & CEO en Genwords

Los comentarios están cerrados.